EL ‘CORTOCIRCUITO’ QUE TIENE FRENADA LA INDUSTRIA MUNDIAL