Cosworth fabricó un motor de un solo cilindro para desarrollar su V10 de Fórmula 1 a finales de los 90